Información general
Resumen
Descripción
Amenazas
Soluciones
Conclusiones
Referencias

 

 

 

Habitantes en el parque

 

La presencia humana en Los Roques data de finales del primer milenio de nuestra era. Según indican los estudios arqueológicos más recientes, el archipiélago era visitado con frecuencia por indígenas que navegaban desde tierra firme para pescar, capturar tortugas y botutos, y extraer sal. Estas actividades se extendieron hasta la época de la ocupación española cuando el parque es visitado por pescadores, buscadores de perlas, explotadores de mangle, y por piratas y contrabandistas que usaban la isla como base o escondite. Para mediados del siglo XIX, Los Roques constituía un lugar de gran importancia para la explotación de guano. En 1866, el gobierno venezolano suscribió un acuerdo con un empresario holandés para la extracción y comercialización del guano de Los Roques. Durante esta época el archipiélago fue visitado por pescadores y explotadores de sal provenientes de Curazao, Aruba y Bonaire, a quienes se deben los extraños nombres de la mayoría de sus cayos, terminados en "quí," una deformación de la palabra inglesa "key" (Northeast Key: Nordisquí; Sails Key: Selesquí; St Louis Key: Celuisquí, entre otros).

 

No fue sino hasta mediados del siglo XX cuando se comenzó a poblar permanentemente el archipiélago por pescadores venezolanos que provenían de la isla de Margarita, quienes progresivamente fueron trayendo a sus familias. Para 1941, Los Roques tenía una población de 484 personas distribuidas en ocho islas (Gran Roque, Crasquí, Carenero, Cayo Pirata, Domusquí, Esparquí, Isla Fernando y Prestonquí). En 1950 la población se había incrementado a 559 personas. En 1954 funcionaba una escuela en Gran Roque, había electricidad mediante una planta de combustible y ya se planeaba la instalación de una planta desalinizadora (SCNLS 1956). Luego de la creación del parque nacional, la población se limitó a la isla Gran Roque. En 1987, un censo realizado por investigadores de la Fundación Científica Los Roques determinó la presencia de 847 habitantes de los cuales sólo 663 eran residentes permanentes y el resto eran pescadores provenientes de Margarita (Posada y Brunetti 1988). Hoy en día, 1.209 personas viven permanentemente en la isla, incluyendo pobladores autóctonos, operadores turísticos y personal institucional (AUA 2001).

 

Históricamente la principal actividad económica de la isla ha sido la pesca, pero el turismo ha tenido un gran auge a partir de 1990. Luego de la creación del parque nacional, la pesca se encuentra estrictamente regulada. Durante la temporada de pesca unos 300 pescadores se establecen temporalmente en la isla.

 

Pesca

 

De acuerdo a las investigaciones arqueológicas realizadas en el parque, la explotación de recursos pesqueros en el área del archipiélago data de la época prehispánica (Antczak y Antczak 1988). Hoy en día la pesca es una actividad económica importante para los habitantes de Gran Roque, pero además Los Roques representa una fuente importante de alimento para el resto del país. En este parque nacional se produce el 94% del consumo total de langostas en Venezuela, así como un porcentaje importante de ciertas especies de peces con alto valor comercial como los pargos, rabirrubias, carites y meros (Gondelles 1997).

 

Desde la creación del Reglamento de Uso (1991) la pesca se encuentra estrictamente regulada por el Servicio Autónomo de los Recursos Pesqueros y Acuícolas (SARPA), una dependencia del Ministerio del Ambiente. Durante la temporada de pesca, los pescadores de Los Roques y de Margarita extraen aproximadamente 1.000.000 kg de pescado y 120.000 kg de langosta, cuyas tallas y pesos son registrados por este organismo. Según el superintendente, la pesca de langosta produjo ingresos de casi 300 millones de Bolívares durante el año 2000. Actualmente alrededor de 100 personas se dedican a la pesca como actividad económica (AUA 2001), cantidad que ha disminuido desde 1987 cuando una investigación registró 172 pescadores residentes en el archipiélago de un total de 767 habitantes (Posada y Brunetti 1988).

 

Turismo

 

El turismo comenzó a hacerse importante en Los Roques desde la última década. Hasta 1990 la actividad turística no involucraba a los habitantes de la isla, las pocas posadas existentes eran manejadas por foráneos (venezolanos de la clase alta de Caracas y extranjeros) que compraban casas en el parque. El acceso era a través de avionetas o embarcaciones privadas. Para entonces, Aerotuy era la única línea aérea comercial operando en Los Roques.

 

Actualmente operan 60 posadas, 50 agencias de viajes y seis líneas aéreas; sin embargo, Aerotuy sigue manteniendo el dominio de la industria turística en Los Roques. En el año 2000, el 49% de los turistas que llegaron por avión lo hicieron a través de Aerotuy, 43% de los visitantes extranjeros y 27% de los venezolanos se alojaron en apenas 10% de las posadas, las cuales pertenecen a Aerotuy, y el 33% de los turistas venezolanos compraron sus paquetes turísticos en la agencia de viajes de Aerotuy (AUA 2000).

 

Más de 75.000 turistas visitaron Los Roques durante el año 2001 (AUA 2002). Al comienzo del auge del turismo, el 60% de los visitantes eran extranjeros, la mayoría procedentes de Estados Unidos, Italia, España, Alemania, Francia y Reino Unido. Sin embargo, en los últimos tres años la tendencia se ha invertido debido a la disminución del turismo internacional en el país después de los deslaves ocurridos en el Estado Vargas a finales de 1999. Debido a la consecuente reducción en las posibilidades de turismo de "sol y playa" en el litoral central venezolano y a las ofertas relativamente económicas de uno o dos días de visita al parque, en el año 2001 el 65% de los visitantes de Los Roques fueron venezolanos. En ese año las fechas de mayor afluencia de visitantes fueron las vacaciones escolares de julio a septiembre y de diciembre, así como los días feriados de semana santa y carnaval (AUA 2000).

 

El 95% de los turistas llega a Los Roques en avión mientras que el resto visita el parque en embarcaciones (AUA 2002). El costo del boleto desde Caracas es 130 US$. De las 60 posadas, la mayoría pertenecen a empresarios foráneos, aunque algunas son de familias roqueñas. El alojamiento incluye desayuno y cena y los precios varían desde 50 US$ hasta 200 US$ por persona y por noche. En algunas posadas también se incluyen los traslados a las islas, almuerzo, sillas, toldos y equipo para hacer "snorkelling". Otra posibilidad es alojarse en veleros que cuestan unos 150 US$ diarios por persona. La opción más económica es acampar en los lugares permitidos por INPARQUES. Aunque las posibilidades de alojamiento en Los Roques son diversas, el 96% de los turistas se alojan en posadas, el 3% en veleros y menos del 1% en carpa (AUA 2000).

 

El Archipiélago de Los Roques atrae a numerosos visitantes que realizan diferentes tipos de actividades. La mayoría de los visitantes de este parque son turistas atraídos por la belleza de las playas (AUA 2000). Por otra parte, los arrecifes coralinos son especialmente importantes para los buzos aficionados y profesionales. En Los Roques también se practica la pesca deportiva y deportes a vela y hasta se pueden realizar paseos en aviones ultralivianos. Otros atractivos turísticos son las fiestas de la Virgen del Valle durante la segunda semana de septiembre y el festival de la langosta en noviembre, cuando comienza la temporada de pesca de este crustáceo. Navegantes y aviadores también consideran a Los Roques un paraje muy interesante por ser un archipiélago de excepcional belleza que está alejado de tierra firme.

 

Sin duda la actividad económica más importante del parque es el turismo, el cual genera empleo directo para casi el 40% de la población activa entre 18 y 70 años de Gran Roque (AUA 2001). Por otra parte, la AUA ha recibido en promedio más de 400 millones de Bolívares anuales entre 1996 y 2001 por el cobro de entrada a turistas que llegan a Los Roques por vía aérea (AUA 2000 y entrevistas durante nuestra visita).

 

Copyright © 2004 ParksWatch - Todos Derechos Reservados