Información general
Resumen
Descripción
Amenazas
Soluciones
Conclusiones
Referencias

 

 

 

Debido a los diferentes ambientes presentes en Mochima, el parque presenta importantes niveles de diversidad biológica, los cuales no siempre han sido estudiados con el rigor necesario. La zona continental en el Macizo de Turimiquire es probablemente la más rica en diversidad vegetal, aunque paradójicamente es la menos conocida del parque. Igualmente esta zona presenta altos niveles de endemismo, un 18% de las plantas reportadas son endémicas de la región y varias especies han sido descritas a partir de muestras de la zona (Bevilacqua 1990). Esto se evidencia en la presencia de varias especies cuyos nombres hacen referencia a los lugares de la región, tal es el caso de Cynanchum sucrensis, Carex turimiquensis, Hypericum caracasanum turimiquensis, Sloanea anzoateguiensis y Stelaria turimiquensis entre otras. El macizo de Turimiquire comparte afinidad biogeográfica con la provincia florística de Guayana y de Amazonas (Bevilacqua 1990).

Existen importantes bosques de mangle hacia la zona costera. En la laguna de la Bodega se presenta un mosaico de mangle y morichales en donde se puede encontrar la palma de moriche (Mauritia flexuosa), lo cual representa su registro más septentrional en toda América. Algunas publicaciones reportan 14 especies de equinodermos que incluyen arañas de mar (ofiuroideos), pepinos de mar (holoturoideos) y erizos y estrellas (equinoideos).

 

En Mochima se han identificado unas 78 especies de mamíferos pertenecientes a 29 familias, lo cual representa el 25 % de la mastofauna venezolana (Bevilacqua 1990). Más del 60 % de estas especies se encuentran en los bosques de la región continental del parque, sin embargo hay varias especies de cetáceos que podrían estar presentes o que han sido reportadas en las inmediaciones del parque. Ellas son el delfín de pico largo Steno bredanensis, los delfines Delphinus delphis, Stenella frontalis, Stenella longirostris, Tursiops truncatus, y la ballena arenquera Balaenoptera edeni (Acevedo 2001).


En el parque se han descrito 28 especies de reptiles, entre ellas cuatro especies de tortugas marinas en peligro de extinción: tortuga verde (Chelonia mydas), caguama (Caretta caretta), tortuga cardón (Dermochelys coriacea) y la tortuga carey (Eretmochelys imbricata). Las dos primeras especies se encuentran globalmente amenazadas (EN A1abd), estando las dos últimas en situación de amenaza crítica de extinción (CR A1abd, CR A1abd+2bcd) según los criterios de la IUCN (Hilton-Taylor 2000). Es posible encontrar 15 especies de serpientes y varias de lagartos. La rana Eleutherodactylus turimiquensis es endémica de esta región montañosa. En cuanto a las aves, no existe una lista definitiva de las especies que habitan el parque, aunque existe una gran cantidad de especies marinas como el chíparo (Phaethon aethereus) y la boba marrón (Sula leucogaster) reportadas como de distribución restringida a las islas caribeñas. Otras especies como Basileuterus griseiceps, Diglossa venezuelensis, y Premnoplex tatei que son endémicas de Venezuela y se encuentran amenazadas a escala mundial, han sido reportadas en la Zona Protectora de Turimiquire, al sur del Parque Nacional Mochima (Wege y Long 1995). Muy probablemente poblaciones de estas especies también habiten dentro del parque. Es importante destacar que el macizo de Turimiquire conforma, junto a la península de Paria y la isla Trinidad, uno de los centros suramericanos de endemismo de aves (Cracraft 1985). Igualmente se considera un área de distribución ancestral del cardenalito (Carduellis cucullata), hoy en día en peligro crítico de extinción (Rodríguez y Rojas-Suárez 1999).

 

                    

                                       Isla El Mono

 

Un estudio reciente (Sanchez y González 2002) encontró 150 especies de aves en los límites del embalse de Turimiquire, entre las que se encuentran 10 subespecies endémicas representativas del mencionado centro de endemismo. De estas especies, algunas como Phaetornis guy guy, Pyrrhura leucotis auricularis y Thalurania furcata refulgens han sido incluidas en el Apéndice II del CITES. Es necesario incrementar los muestreos de aves en el resto de las regiones del parque nacional a fin de determinar el número total de especies.

 

Copyright © 2004 ParksWatch - Todos Derechos Reservados