Información general
Resumen
Descripción
Amenazas
Soluciones
Conclusiones
Referencias

 

 

 

    

     Choroní es uno de los poblados adyacentes más importantes al norte del parque

                                  Foto: Eduardo Gonzalez

Antes de la colonización española, en los territorios del parque vivía la tribu indígena Aragua. Después de que ejércitos españoles avanzaran en dirección desde la costa hacia la región central del país, los poblados indígenas permanecieron en la zona solo por poco tiempo (BNV 2005). Los grabados en piedra (petroglifos) que se encuentran a lo largo del parque son un registro histórico de los primeros pobladores del área.

Varios productos agrícolas crecían de forma silvestre en la región, entre ellos el cacao. Al crearse las grandes haciendas de cacao, se asignaron esclavos negros a la labor de cultivo de este producto, que se convirtió en mercancía de exportación. Tanto la actividad como los descendientes de los esclavos de esa época se mantienen hasta hoy día, siendo una de las principales características culturales de las vecindades del parque (IPC s/f).

No existen datos actualizados de las poblaciones dentro del Parque Nacional Henri Pittier, pero se estima que el número de personas en su área de amortiguamiento para 2003 era de 50.000 aproximadamente (Herrera 2003). Hay zonas de uso especial dentro del parque que han permitido la permanencia de poblaciones de historia comprobada dentro del mismo. Sin embargo, en estas y otras zonas, invasiones ilegales se han apoderado de nuevos terrenos violando todo reglamento legal (Fundación Agua Clara 2005). El crecimiento que han experimentado las entidades en donde se encuentra el parque indica que sus poblaciones han aumentado en distintos grados y tal vez un crecimiento similar esté ocurriendo en las áreas del parque correspondientes a esos municipios. Por ejemplo, el crecimiento relativo del Municipio Ocumare de la Costa ha sido de 47,0% y el de San Joaquín 52,7% mientras que el de Girardot has sido 11,2% y el de El Limón 6,3% (INE 2001).

Las poblaciones tanto dentro como en los alrededores del parque desarrollan principalmente la actividad agrícola y complementariamente crían algún tipo de animal de corral. Los principales cultivos son el cacao, café, plátano, aguacate, yuca, ñame y la caña de azúcar. Se cría principalmente el puerco para complementar la dieta, mientras que la pesca sólo es desarrollada por las comunidades ubicadas en la costa, quienes realizan la actividad fuera de los linderos del parque. En sitios muy puntuales se realiza la ganadería extensiva, como en Trincherón, poblado ubicado entre Turmero y Chuao.

Históricamente el cacao venezolano y, especialmente el de los pueblos de la costa del parque, ha sido conocido como uno de los mejores del mundo en cuanto a su calidad. Aunque su importancia económica se ha visto muy disminuida en el tiempo, su prestigio se ha mantenido siendo hoy día un producto de orgullo nacional (Fundación Tierra Viva 2001).

Del parque también se extrae piedra sedimentaria para la construcción en poblaciones como Cura y El Guamacho, ubicados cerca de la población de San Joaquín (Estado Carabobo), y agua mineral de manera industrial en el sector El Castaño, a pocos kilómetros de la ciudad de Maracay en dirección a Choroní.

Al extremo sur del parque se encuentran el Lago de Valencia y la ciudad de Maracay con su respectiva área metropolitana, que posee alrededor de 850.000 habitantes (INE 2001). El acceso y tránsito en el parque se logra a través de dos carreteras principales (dirección Sur-Norte) que parten de Maracay. Una de ellas, la más larga (de 50 Km), toma la ruta oeste desde El Limón hasta un punto en el que se divide para alcanzar dos destinos distintos, el de Ocumare de la Costa-Cata-Cuyagua y el de Cumboto-Turiamo, mientras que la otra carretera une a El Castaño con Choroní, en el sector este del parque. En el Km 12 de la primera carretera se encuentra la Estación Biológica Rancho Grande, complejo de edificios que ofrecen facilidades de alojamiento y laboratorios a investigadores, estudiantes y observadores de aves, entre otros. Cuenta con un sendero de interpretación y una colección de museo que años atrás fue mudada a otra sede, unos kilómetros mas abajo en la población de El Limón. En el Km 2 de la ruta este se encuentra el área recreativa Las Cocuizas, un espacio acondicionado para disfrutar del ambiente de río y cabañas para parrillas. En ambas carreteras hay paradas-miradores y tomas de agua.

Turismo

El flujo de turistas a través de las rutas del parque se debe principalmente a personas que se dirigen hacia los balnearios ubicados en las poblaciones costeras adyacentes de Cata, Cuyagua y Choroní. Se ha estimado que por temporada transitan unas 450.000 personas (Herrera 2003). Algunos turistas viajan sólo por un día mientras que otros acampan o se hospedan en hoteles, posadas o casas vacacionales en los mencionados poblados.


Las playas de Cata y Choroní, ubicadas al norte del parque, son muy frecuentadas por los turistas


            
             La playa de Cuyagua se encuentra dentro del parque y por su 
             carácter oceánico es frecuentada por los surfistas

                             Fotos: Eduardo Gonzalez


La Estación Biológica de Rancho Grande es un edificio histórico que representa un atractivo para el visitante, cuyo uso (pernocta o simple visita) deben ser notificado y autorizado por la Facultad de Agronomía de la Universidad Central de Venezuela en Maracay. Próximo a la estación biológica se encuentra el sendero de interpretación “Andrew Field”, cuyas visitas deben ser autorizadas por INPARQUES.

El parque posee diversas áreas recreativas como Las Cocuizas, La Trilla, La Guamita y El Polvorín, en donde el acceso peatonal es libre (gratuito) y sólo se cobra tarifa de entrada para el ingreso de automóviles (como en el caso de El Polvorín). Existen varios caminos de excursionismo, algunos más recorridos que otros, siendo las principales rutas: Choroní-Sinamaica-Chuao, Uraca-Tremaria, Turmero-Chuao (el más frecuentado), Cepe-Chuao, Cumboto-Santa María-El Loro, San Joaquín-Cumboto, Rancho Grande-Pico Guacamaya (Flores 2004).


En las diversas áreas recreativas, como en El Polvorín, existen ríos utilizados como balnearios (izquierda); Área recreativa de La Trilla: Los visitantes aprovechan las instalaciones para la preparación de comidas

Fotos: Eduardo Gonzalez

El traslado puede realizarse con vehículos particulares o por medio de servicios públicos de transporte que parten del Terminal de Maracay y tienen como destino los pueblos de Ocumare y Choroní. También existe un terminal privado de minibuses que parte desde Caña de Azúcar (antes de llegar a El Limón). Las paradas en el camino no ofrecen casi ningún servicio (como cafetín o baños) y la señalización necesita ser mejorada. La información turística es muy restringida y está concentrada en las posadas de los pueblos costeros. Son poco frecuentes las visitas guiadas al parque y la mayoría de los visitantes no hace uso de agencias de turismo, de manera que organiza sus recorridos por cuenta propia.

 

Copyright © 2004 ParksWatch - Todos Derechos Reservados