Información general
Resumen
Descripción
Amenazas
Soluciones
Conclusiones
Referencias

 

 

 

El Parque Nacional Dinira fue creado en 1988 con la finalidad de proteger las cuencas altas de los ríos Tocuyo, Chabasquén y Boconó, cuyas aguas son esenciales para el desarrollo de la región centro occidental del país. El nombre de este parque "Dinira" deriva del vocablo arawaco "Dinta", que significa lomas en forma de senos, aludiendo al hecho de dar savia y vida. Su ubicación, en las estribaciones montañosas de los Andes, así como su peculiar geografía con lomas y montañas escarpadas de gran altitud, le confieren un clima único en la región, dominado por bajas temperaturas y formaciones vegetales de páramo. Además de su particular geomorfología, Dinira es también un importante refugio de fósiles restos arqueológicos.

 

Biodiversidad

 

A pesar de que no se conocen suficientemente la fauna y flora del parque, se supone la existencia de especies en peligro como el oso frontino (Tremarctos ornatus) y el paují copete de piedra (Pauxi pauxi). Dinira posee los únicos páramos del Estado Lara, los cuales, por estar aislados geográficamente del resto de los páramos de Trujillo y Mérida, tienen un grado de endemismo potencialmente elevado. Algunas especies vegetales endémicas han sido descritas en el páramo, entre ellas la planta carnívora Drosera cendeensis (Crespo 1999).

 

Amenazas

 

Dinira es un parque en muy buenas condiciones, quizás junto a Guaramacal, uno de los mejor preservados del país. La ausencia de presiones importantes en sus alrededores, así como de vías de penetración, han contribuido a su buen mantenimiento. Sin embargo, algunos problemas relacionados principalmente con la falta de personal y control podrían disminuir su eficacia como herramienta protectora de biodiversidad y de cuencas hidrográficas. Dinira es por lo tanto considerado un parque vulnerable.

 

Copyright © 2004 ParksWatch - Todos Derechos Reservados