Información general
Resumen
Descripción
Amenazas
Soluciones
Conclusiones
Referencias

 

 

 

El Parque Nacional Canaima fue creado el 12 de junio de 1962 (República de Venezuela 1962) con la finalidad de proteger el grupo de montañas conocidas como tepuyes y otros elementos de incomparable belleza como el Salto Ángel, la caída de agua más alta del mundo. Inicialmente el área del parque comprendía lo que hoy se denomina administrativamente como Sector Occidental, con una extensión de 1.913.750 ha que comprendía la localidad turística de Canaima, así como las montañas del Chimantá-tepui y el Auyán-tepui. El 9 de septiembre de 1975 (República de Venezuela 1975) el parque es ampliado para incluir una gran extensión de la Gran Sabana y de las nacientes del Río Caroní, principal alimentador del Embalse de Guri (CVG - Edelca 2004a), el cual administrativamente ha sido denominado como Sector Oriental, y que abarca una extensión de 1.086.250 ha., para sumar en total unas 3 millones de hectáreas, siendo el segundo parque nacional más grande de Venezuela (MARNR 1992).

 

           
           Canaima cuenta con una buena señalización (foto © Viviana Salas)

 

Este parque fue declarado por la UNESCO como Patrimonio Natural de la Humanidad en diciembre de 1994 (INPARQUES y UNESCO s/f). Luego de haber sido evaluado e inspeccionado por la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN) se determinó que cumplía con los cuatro criterios de selección establecidos por la Convención de Patrimonio Mundial:

 

- Es muestra relevante que representa las mayores etapas de la historia de la evolución de la tierra.
- Es ejemplo sobresaliente que representa significativos procesos geológicos y biológicos actuales en la evolución y desarrollo de ecosistemas terrestres y acuáticos y de comunidades de plantas y animales.
- Contiene fenómenos naturales superlativos, raros o únicos, así como formaciones, rasgos y áreas de excepcional belleza.
- Es hábitat donde sobreviven poblaciones de especies de plantas y animales raros o en peligro de extinción.

 

La administración y manejo del parque le corresponden al Instituto Nacional de Parques (INPARQUES), organismo que está adscrito al Ministerio del Ambiente y de los Recursos Naturales (MARN). Únicamente el Sector Oriental de Canaima o Gran Sabana posee Plan de Ordenamiento y Reglamento de Uso, que data del 5 de junio de 1991 (República de Venezuela 1991), el cual establece siete zonas de manejo:

 

Zona de Protección Integral: Incluye los ecosistemas que justificaron la declaración del área protegida y que ameritan protección absoluta, por lo tanto no hay uso público y sólo se permiten las actividades de guardería ambiental y de investigación científica. En el Sector Oriental incluye los bosques primarios basales del Roraima; los tepuyes Ptari, Kukenán, Apauraí, Sororopán y Cerro Venamo; la Sierra de Lema y las nacientes de diversos ríos, entre ellos el Kukenán, Arabopó y Aponwao.

 

Zona Primitiva o Silvestre: Está conformada por ambientes prístinos relevantes que pueden tolerar un uso moderado, incluyendo actividades como la investigación científica, la educación ambiental y actividades recreativas de excursionismo. Incluye las áreas de morichales, arbustales edáficos, bosques primarios, bosques de galería, bosques de cuencas altas y los saltos de Chinak-merú, Torón-merú y Karuay-merú.

 

Zona de Ambiente Natural Manejado: Son áreas que contienen muestras de los rasgos más significativos del parque, y en donde se permite la realización de actividades con un mínimo de impacto humano tales como la educación ambiental, la recreación pasiva y extensiva, así como la construcción de infraestructura rústica para los visitantes, como refugios y miradores. Abarca gran parte del Sector Oriental, puesto que incluye el relieve de las cuestas, mesas bajas y paisajes de colinas con vegetación dominante de sabana.

 

Zona de Recreación: Son sectores propicios para la recreación masiva y en donde se permite la mayor densidad de visitantes. Se permite la construcción de instalaciones para el servicio de los usuarios, como centros de visitantes, cafetines y puestos de guardaparques. Existen 23 sitios de recreación definidos a lo largo de los cinco ejes siguientes: La Escalera - La Ciudadela - San Rafael de Kamoirán, San Rafael de Kamoirán - San Francisco de Yuruaní, San Francisco de Yuruaní - Paratepui de Roraima, San Francisco de Yuruaní - Puente Río Kukenán y Luepa - Parupa - Kavanayén - Karuai.

 

Zona de Uso Especial: Comprende áreas donde se desarrollan actividades que están restringidas y sometidas a regulaciones especiales, y en otros casos se desarrollan usos incompatibles con la figura del parque nacional, pero que ya existían antes de su creación. Abarca las comunidades indígenas más grandes e importantes, como Kavanayén, Kumarakapai (San Francisco de Yuruaní), San Ignacio de Yuruaní y Wonkén; las misiones religiosas de Kavanayén y Wonkén; así como las áreas ocupadas por obras públicas, como las microcentrales hidroléctricas, tendido eléctrico y pistas de aterrizaje.

 

Zona de Interés Histórico-Cultural: Está conformada por sitios de carácter histórico en los cuales se busca garantizar la conservación de las características culturales y étnicas de las comunidades indígenas Pemón. Incluye 13 comunidades indígenas: San Isidro, Iboribó, Anonté, San Rafael de Kamoirán, San Juan de Kamoirán, Vista Alegre, Paraitepui de Roraima, Chirimatá, Awarkay, Uroy-Uaray, Kako, Taukén Nuevo y Santa Cruz de Mapaurí.

 

Zona de Recuperación Natural: Son sectores que han sufrido alteraciones antrópicas en su ambiente y que deben ser sometidos a un tratamiento de recuperación natural o inducido para restaurar sus condiciones originales. Comprende 9 áreas ubicadas principalmente en las cercanías de las carreteras, así como el tepuy de Roraima, el único en donde se permite el acceso de visitantes.

 

El plan también contempla los lineamientos básicos y directrices de los programas de administración y manejo necesarios para garantizar el cumplimiento de los objetivos del parque, los cuales comprenden los siguientes campos de acción: calidad ambiental; infraestructura básica; seguridad, vigilancia y control; participación ciudadana; resguardo y promoción de la cultura de la etnia Pemón; investigación, educación, recreación y turismo (República de Venezuela 1991).

 

Actualmente se está iniciando la elaboración de un nuevo Plan de Ordenamiento que incluiría ambos sectores del Parque Nacional Canaima, el cual contará en todas sus fases con la participación de las comunidades indígenas y otros actores relacionados con el área protegida. Por otra parte se encuentra en proceso de revisión el Plan Especial de Sitio de Paraitepui de Roraima, que tiene como objetivo lograr un mejor manejo del flujo de excursionistas hacia el Cerro Roraima y desarrollar una infraestructura acorde con la actividad. También se están iniciando las reuniones para la elaboración del Plan de Turismo de la Troncal 10, dirigido al manejo de esta actividad en la mencionada carretera.

 

En lo que se refiere al personal, la Gran Sabana cuenta con cinco guardaparques, todos ellos residentes del área protegida, de los cuales cuatro pertenecen a la etnia Pemón, además de dos técnicos, que incluyen al Jefe del Sector y su asistente. La oficina principal está ubicada en el Centro Administrativo Aponwao, que se encuentra en el sitio conocido como Luepa, donde también hay un centro de visitantes con sala de conferencias, una casa de socios y un área recreativa, además de un centro de operaciones de la empresa CVG-Edelca.

 

Existen puestos de guardaparques en San Ignacio de Yuruaní, Paraitepui de Roraima, Quebrada de Jaspe (Kako-parú) y Quebrada Pacheco (Quebrada Arapán). Actualmente Iboribó (Liwo-riwó) tiene personal pero no tiene puesto de guardaparques (trabaja desde su casa), y el puesto de Kumarakapai fue destruido por esa comunidad indígena en el año 1995 (ver sección amenazas). Adicionalmente está previsto dotar de puestos y de personal de guardaparques a Kamá-merú y Suruape.

 

El Sector Oriental de Canaima dispone de cinco vehículos (de los cuales dos están operativos), cuatro motos (una operativa) y dos bicicletas. Está dotado de un sistema de radios para las comunicaciones y un conjunto de equipos para el combate de incendios de vegetación, que incluye asperjadoras, piscinas y bombas.

 

Los límites del Sector Oriental y de cada una de sus zonas de manejo están definidos cartográficamente. La señalización es bastante buena, tanto en los linderos como en las áreas recreativas, vías de acceso y comunidades indígenas, y está elaborada de acuerdo a un patrón de diseño y empleo de materiales que armonizan con el ambiente.

 

La empresa estatal CVG-Edelca (Electrificación del Caroní C.A) como parte de su política de compromiso con el ambiente, realiza un gran aporte en la conservación y manejo de la cuenca del Río Caroní. Este cuerpo de agua alimenta los principales complejos hidroeléctricos del país y sus nacientes principales se encuentran en la Gran Sabana. En el año 1986 se creó la Autoridad Gran Sabana, organismo interinstitucional adscrito a CVG-Edelca que se dedica a la coordinación de las actividades gubernamentales en todo este sector. Recientemente CVG - Edelca desarrolló el Estudio del Plan Maestro de la Cuenca del Caroní, como una estrategia de gestión ambiental y manejo integral de la totalidad de la cuenca (CVG - Edelca 2004a).

 

Copyright © 2004 ParksWatch - Todos Derechos Reservados