Información general
Resumen
Descripción
Amenazas
Soluciones
Conclusiones
Referencias

 

 

 

Presencia de langostineras

 

Todas las entidades correspondientes, llámese Ministerio de Pesquería, IMARPE, Ministerio de la Producción, INRENA, Municipio y Gobierno Regional, deben estar en directa coordinación para ser más cuidadosos en la entrega de las autorizaciones correspondientes y la asignación de los lugares permitidos para la instalación de nuevas langostineras. En lo posible, no deberá permitirse la instalación ni reactivación de langostineras en los alrededores inmediatos del santuario. Las instalaciones que están actualmente operativas deberán presentar sus Planes de Adecuación al Medio Ambiente PAMAs y todas aquellas que quieran reabrir operaciones o iniciar nuevas, deberán presentar sus correspondientes estudios de impacto ambiental y planes de manejo ambiental.

 

Los efluentes, especialmente los efluentes concentrados de la crianza intensiva, deberán ser tratados y no arrojados directamente al manglar como viene sucediendo en la actualidad. Pozas de oxidación con material aislante, filtros y otros procesos de mitigación deberán ser implementados por cada una de las empresas para disminuir la contaminación del manglar. Deberá darse un estricto monitoreo y seguimiento de la actividad langostinera en general y de los efluentes en particular. El INRENA deberá ser parte del equipo de control directo.

 

                 
                                  Costra formada por la acumulación de efluentes

 

La Ley General de Pesca, Decreto Ley Nº 25977 del 22/12/92 establece en el Título V, las normas referidas a las actividades de acuicultura. En el título XI establece las prohibiciones, infracciones y sanciones. El artículo 76 inciso 6 en esta sección prohíbe abandonar en las playas y riberas o arrojar al agua desperdicios, materiales tóxicos, sustancias contaminantes u otros elementos u objetos que constituyan peligro para la navegación o la vida, o que deterioren el medio ambiente, alteren el equilibrio del ecosistema o causen otros perjuicios a las poblaciones costeras. El inciso 7 prohíbe explícitamente destruir o dañar manglares y estuarios. Estos dispositivos legales y el reglamento de inspecciones y del procedimiento sancionador de las infracciones en las actividades pesqueras y acuícolas, Decreto Supremo Nº 008-2002-PE del 03/07/2002 son una herramienta contundente para aplicar el control sobre usuarios infractores. 

 

Debe darse un mayor compromiso por parte del Gobierno Regional y el Municipio en el asunto de las langostineras y exigir las soluciones correspondientes a los impactos que generan.


De ser necesario, se deberá suspender las licencias de operación en forma temporal a aquellas empresas que no cumplan con las normas y retirar en forma definitiva los permisos a aquellas que continúen con la contaminación (43).

 

Es necesario establecer y hacer cumplir restricciones en el uso y extracción de larva silvestre de langostino. El contrabando de larva silvestre hacia Ecuador deberá ser detenido. Deberán establecerse coordinaciones entre el INRENA y la Policía Nacional en relación a este tema para combatir el contrabando. Al largo plazo deberá buscarse la prohibición total de la extracción de larva en el Perú y lograr que las langostineras dependan enteramente de larvas de laboratorio.

 

Las larvas reproducidas en laboratorio, en su mayoría provenientes de Ecuador, y su posterior venta, deberán está estrictamente controladas por las entidades correspondientes, tal como el Servicio de Sanidad Agraria y Animal SENASA Tumbes, para evitar cualquier contagio o propagación de enfermedades o especies indeseadas que pudieran afectar al manglar y a su fauna. Es necesario obligar a las empresas langostineras a acatar en forma estricta las medidas de control que forman parte de los protocolos de seguridad sanitaria. Para este efecto, un equipo multidisciplinario, con representantes del Municipio, el Gobierno Regional, el SENASA y el INRENA, deberá llevar a cabo inspecciones periódicas a las instalaciones de crianza de langostino.

 

Es necesario y conveniente prestar atención a la situación de la localidad de El Bendito y sus habitantes. Es importante incorporarlos más en el debate y las coordinaciones de asuntos que atañen al uso y manejo de los manglares circundantes. Es saludable y recomendable establecer mecanismos de consulta con esta población, tratar en lo posible de promover su participación en la toma de decisiones y en el quehacer local relacionado al área en la que viven.

 

Las empresas langostineras seguirán siendo el motor de la economía tumbesina, pero deberán seguir ciertas pautas básicas: Cumplir con la legislación ambiental nacional vigente y con los compromisos ambientales a los cuales se suscriban localmente. Desarrollar mecanismos para prevenir la contaminación ambiental. Buscar el mejoramiento continuo mediante la optimización de sus operaciones de utilización de recursos naturales renovables y no renovables. Mantener relaciones abiertas y de colaboración con clientes, autoridades, vecinos y otros. Contribuir con el progreso de las comunidades locales asentadas en sus áreas de influencia, velando por el respeto y la conservación del entorno (44).

 

Extracción de recursos

 

Es necesario reducir el acceso de los extractores al interior del santuario. Establecer planes de manejo claros, monitorearlos y sancionar el incumplimiento. Los planes deberán incluir tallas mínimas de cosecha, épocas de recolección y vedas, métodos de extracción, registro, etc. INRENA debe coordinar directamente con el Ministerio de la Producción-Pesquería para el manejo de la actividad. La protección del santuario no debe restringirse sólo al interior del mismo, las actividades que se llevan a cabo en sus alrededores deberán ser monitoreadas para impedir que sigan afectando al ecosistema y por ende al santuario. Se deberá poner hincapié en el control de los extractores oportunistas.

 

En base a los resultados positivos de la primera veda declarada para la extracción del cangrejo, se deberá promover y normar la aplicación de vedas para los diversos recursos utilizados. El INRENA deberá participar en las coordinaciones y aplicación de la veda. Se deberá buscar la coincidencia de las vedas del cangrejo y la concha entre Perú y Ecuador.

 

Se deberá involucrar más activamente a la Policía Nacional de frontera y a la Marina de Guerra con presencia en la zona, en el control de la extracción ilegal en los manglares, sobretodo en lo que atañe a la presencia de extractores ecuatorianos. El INRENA deberá proporcionar los alcances necesarios en términos de legislación pertinente, directivas, especies, y dar capacitación en lo que se refiere a áreas naturales protegidas y manejo de recursos naturales.

 

Se requiere sancionar ejemplarmente a aquellos extractores que utilizan explosivos o venenos para pescar o recolectar productos, estableciendo un claro precedente de manera que se desaliente estas prácticas entre la población y evitar que continúen y se expandan.

 

Basura y contaminación

 

En relación a la contaminación de las aguas, es necesario realizar estudios para determinar el grado de impacto sobre los manglares y el santuario. La contaminación y la generación de basura son una amenaza que debe ser solucionada fuera del área protegida. Los municipios de las localidades involucradas, aquellas que vierten sus residuos tanto líquidos como sólidos a los ríos y quebradas que fluyen hacia los manglares, deberán tomar cartas en el asunto.

 

Deberá prestarse atención a la basura que se encuentra a lo largo de los caminos de acceso al santuario. Se sugiere que el INRENA y la Policía Nacional, con la competencia y apoyo de la Municipalidad de Zarumilla, lleven a cabo las coordinaciones para realizar la recolección de la basura que hay a lo largo de toda la entrada, en los 7 kilómetros de camino hacia la zona de El Algarrobo. Se deberá involucrar y requerir el apoyo de las población local y de las langostineras vecinas al lugar. Para evitar la generación de basura en el área de influencia del santuario, se deberá trabajar con los sectores involucrados, los poblados y municipios que originan los residuos. Se recomienda llevar a cabo campañas de limpieza y concientización en la población de los alrededores para evitar que se vierta basura en la zona. Se deberá conocer la forma cómo El Bendito dispone de sus residuos sólidos y brindar la asesoría necesaria para corregir cualquier impacto que se esté generando en los manglares. De la misma manera, se deberá conocer cómo la base naval de El Salto dispone de sus residuos y en caso sea necesario, hacer las correcciones pertinentes. Es importante brindar asesoría y capacitación en manejo de residuos a los usuarios del manglar y a los pobladores del lugar.

 

Los alrededores del puesto de control de la Policía Nacional, que en el momento de la visita se encontró en forma deplorable en términos de basura y residuos, deberán ser limpiados y los desperdicios, por su cantidad y contenido (plásticos sobretodo, material no degradable) deberán ser llevados fuera del área a un correcto lugar de disposición final. En adelante el personal del puesto de control deberá ser estricto en el manejo de la basura y en evitar generar mayores residuos. Lo mismo deberá aplicarse al puerto de embarque, donde se almacenan los botes, lugar lleno de envases de plástico del aceite que le echan a los motores. Si todos estos envases no se recolectan, en un momento dado tendrán el manglar como destino final, contaminando los esteros.

 

Los efluentes de las langostineras deberán ser controlados y evitar que los manglares se sigan contaminando con este desecho. Las entidades correspondientes, Ministerio de la Producción-Pesquería, Ministerio de Industria, el Gobierno Regional, los Municipios y el INRENA deberán hacer cumplir las normas y reglamentos correspondientes.

 

El uso de agroquímicos deberá ser desmotivado entre los agricultores de la región Tumbes. Es siempre saludable mantener el uso de agroquímicos a bajos niveles. De ser necesario, para disminuir su uso, los agroquímicos contaminantes deberán ser gravados con un mayor precio de venta para disminuir su demanda.

 

Se debe promover actividades de forestación y manejo de suelos en las vertientes del río Zarumilla y las quebradas que llegan a los manglares, para que en el mediano plazo se evite la erosión y excesiva sedimentación de las aguas. Para el manejo de los manglares deberá considerarse el manejo de la cuenca en su conjunto. 

 

La contaminación que proviene de Ecuador, es un asunto de carácter binacional cuya solución final depende de la coordinación interinstitucional y de una visión a más largo plazo del manejo de la basura y la contaminación. La cancillería y representantes del INRENA deberán tomar contacto con autoridades ecuatorianas para establecer estrategias y planes de manejo conjuntos en el asunto del manejo de la basura.


Actividad agropecuaria

 

Es necesario definir las competencias correspondientes entre los diversos sectores del INRENA y otros organismos en relación a las responsabilidades de cada sector sobre la zona de amortiguamiento. Existen vacíos legales que no permiten definir claramente la jurisdicción de las diferentes instituciones responsables del manejo y control de la zona de amortiguamiento y sus recursos. En muchas ocasiones, cuando se dan casos de extracción ilegal u otras infracciones, la Intendencia Forestal afirma que la responsabilidad es de la Intendencia de Áreas Naturales Protegidas y viceversa. Si hasta el momento las normas no establecen ciertos alcances con claridad, el INRENA Tumbes deberá realizar coordinaciones internas para evitar confusión y que la interdicción en el campo sea más eficiente. Debido a que las intervenciones deben llevarse a cabo conjuntamente con la fiscalía y con apoyo de la Policía Nacional, la requerida coordinación interinstitucional deberá llevarse a cabo detalladamente (45). 

 

                
 

Si bien no se observa ganado en el interior del santuario, el ingreso de ganado vacuno a la zona de amortiguamiento deberá estar restringido, sobretodo al área colindante al santuario, entre el Algarrobo y El Bendito, en el sector de Pampas de la Soledad, y también hacia el lado de la playa, hacia el otro lado de la base El Salto y hacia el lado del estero Zarumilla, que es un brazo del canal internacional y que constituye parte del límite del santuario. El ingreso de ganado a esta zona (estero Tres Ceibos y río Piedritas) debe ser también restringido para permitir la recuperación del bosque de transición existente en la zona de amortiguamiento.

 

La actividad agrícola deberá también ser restringida. Debido a la presencia de agricultores en la zona desde antes de la creación del área, por ejemplo el comité de agricultores de Pampas de la Soledad, será difícil al corto plazo retirarlos del área. No se deberá permitir el ingreso de nuevos agricultores a la zona de amortiguamiento. Los agricultores que ya tienen parcelas en la zona de amortiguamiento deberán ser monitoreados. Se les deberá brindar asesoría para que los cultivos que siembren y los métodos que utilicen no vayan en contra de la integridad del área. No se debe permitir la destrucción de árboles grandes como los ceibos Ceiba trichistandra y deberán establecerse sanciones a quienes corten esta vegetación, procesándolos como delito ecológico.

 

Deberá haber estrecha coordinación entre el INRENA y el Ministerio de Agricultura para evitar futuros asentamientos agrícolas y establecer el uso correcto de esos terrenos acorde a los fines del área protegida. 

 

Se requiere recuperar áreas importantes que han sido deforestadas y que han roto la continuidad del ecosistema, por consiguiente causando impacto en la fauna y flora que lo habita. Siendo los manglares del Perú formaciones boscosas estrechamente ligadas a los manglares del Golfo de Guayaquil, las acciones de conservación, recuperación de áreas deforestadas y manejo sostenible,  deben ser producto de un conjunto de medidas coordinadas entre ambos países (46).


Aumento del turismo desordenado

 

Para evitar los impactos negativos del potencial aumento del turismo al santuario, es necesaria la aplicación de las normativas establecidas por el plan maestro del área y por los planes de turismo y de uso público. Se deberá evitar la congestión de turistas y controlar que su presencia se restrinja a las áreas asignadas para tal fin. Se requiere de un sistema de empadronamiento de guías especializados que garanticen un buen manejo de los grupos de turistas. Es necesario tomar en cuenta el estado de las embarcaciones que pasean a los turistas en la zona para evitar que produzcan ruido innecesario y contaminación con aceites y combustibles. Estrictos sistemas de disposición de la basura producida por los grupos de turistas deberán ser implementados.

 

Copyright © 2004 ParksWatch - Todos Derechos Reservados