Untitled Document

La "Crisis Silenciosa" es la existenca continua de "parques de papel," o áreas protegidas establecidas con mucha fanfarria oficial, y que se comienzan a deteriorar tan pronto como dejan de ser el centro de atención. Debido a la predominancia de esa situación entre las áreas protegidas del mundo tropical y la gravedad de las infracciones que se perpetran en su interior y alrededores, consideramos que esta crisis representa uno de los problemas de conservación más urgentes de la actualidad.

La mayoría de la gente sabe que los mayores reservorios de biodiversidad del mundo se encuentran en las selvas y los arrecifes coralinos del mundo tropical. Sin embargo, pocas personas se dan cuenta del grado de amenaza en el cual estos hábitats se encuentran, incluso dentro de las áreas protegidas que fueron diseñadas para protegerlos. Las áreas bajo algún nivel de protección abarcan en la actualidad menos del 5% de los bosques tropicales. Además, muchas de estas áreas protegidas son en realidad parques de papel que carecen tanto de presupuesto como de medidas de manejo y de implementación de las leyes. Muchos de estos parques presentan un alto potencial para el ecoturismo, aunque en muchas instancias no esta aprovechado por falta de planificación e infraestructura. El monitoreo inadecuado del estado de conservación y de la efectividad del manejo de los parques han llevado a una situación en la cual no se conocen las amenazas que pesan sobre estas áreas protegidas, y aún menos las soluciones para mitigarlas. Esto pone su riqueza biológica, la motivación principal detrás de su creación, en alto peligro.

Existe muy poca información actualizada sobre el estado de conservación de las áreas protegidas del Trópico y aún menos, estudios públicos detallados que permitan la implementación de medidas preventivas antes de su degradación. Por lo tanto, los fracasos de la conservación pasan en gran parte inadvertidos. Más allá, la inacción está asegurada por falta de recursos financieros y humanos, combinada con sistemas administrativos que privan a los guardaparques de la autoridad necesaria para efectuar su trabajo.

Esa situación es particularmente grave en los países en vías de desarrollo, donde se encuentra la mayor parte de la biodiversidad, y donde un importante conjunto de fuerzas se combinan para amenazar a las áreas protegidas: altos niveles de pobreza rural, una mala distribución de las tierras, el agotamiento de los recursos naturales, y muy altas tasas demográficas, entre otras. A pesar de ello, el crecimiento del número de ONGs conservacionistas en todo el mundo demuestra que la protección de la naturaleza ha dejado de ser una preocupación reservada a la ciudadanía del mundo industrializado. Las consecuencias potenciales de la pérdida de la biodiversidad tropical y de las funciones ecosistémicas conciernen ahora a la sociedad en general, de modo que es la responsabilidad de los países más desarrollados el organizar, coordinar y financiar estos esfuerzos de conservación.

Si la humanidad valora la naturaleza intacta y la biodiversidad, los PARQUES TIENEN QUE FUNCIONAR en la protección de los tésoros naturales que abarcan.

 
 
Misión | Quienes Somos | Que Hacemos | Donde Trabajamos | Colabore
Escoja un País | Escoja un Parque | Noticias Del Campo
 
Copyright © 2006 ParksWatch - Todos Derechos Reservados